Tu tienda de Puffs, encuentra tu puff ideal

Guía de Puffs

todo tipos de puffs

¿Te preguntas cuál es el puff ideal para ti? Te interesará conocer en esta entrada la gran variedad que existe hoy en día en el mercado y cuál es el que te vendrá mejor de acuerdo a tu idea de uso.

¿Qué son los puffs?

Los puffs, llamados también puf (en español) y pouf (en francés), son asientos que no tienen patas ni respaldar. Se conforman en su interior por un material blando y se fabrican con diferentes estilos y colores.

Al no contar con patas ni respaldar, son ideales para colocarlos en muchos lugares de la casa o fuera de ella y sentarse casi de forma recostada sobre ellos.

Tipos de puffs

Hay una buena variedad de puff en el mercado, y el precio depende de los materiales que se empleen para su fabricación, además del tamaño, diseño y otros detalles que influyen en el precio final.

Los podrás encontrar hechos principalmente de poliestireno, pero diversos fabricantes emplean otros rellenos, como espuma, por ejemplo.

En cuanto a la forma y diseños, puedes leer a continuación sobre los que son más comunes en el mercado.

Puffs Pera

Uno de los tipos más conocidos de puff son los que tienen forma de pera. Resultan muy cómodos, ya que se adaptan muy bien a la forma del cuerpo.

Son la alternativa sencilla para cualquier butaca, pues por su forma de pera, las sustituyen perfectamente. Te dan comodidad a la vez que decoran tu casa con una figurareconocible y llamativa.

Puffs Gigantes

Los puffs gigantes están pensados para que te tumbes sobre ellos sin pensarlo, de hecho, podrás tomar una siesta cómodamente sin miedo a que te duela la espalda.

Lo ideal es que no lo pongas en un lugar cerca de donde acostumbres a trabajar, porque, si lo haces, tendrás la tentación de tomarte un descanso cuando debes seguir trabajando.

No obstante, cuando hayas cumplido con tus labores diarias, te será muy satisfactorio recostarte en la suavidad de un puff gigante.

Puffs Lounge

Si queremos ser más específicos con el nombre de un puff gigante para recostarse, estos son conocidos como puffs lounge. Su tamaño es el adecuado para que una persona adulta se tumbe en ellos sin miedo a sentirse incómodo.

Sobre todo, sentirás un abrazo cómodo, digamos que son como una almohada gigante para todo el cuerpo.

Puffs Deportivos

¿Te imaginas un grande y cómodo balón de futbol para descansar en tu casa? Te contamos que hay diseños de puffs deportivos, estos van a fascinarte porque hay diseños de cualquier deporte de balón popular que se te ocurra.

Tan solo llega a tu casa luego de practicar tu deporte favorito, y podrás tumbarte en un agradable puff con un diseño único y que demostrará a cualquiera que te visite tu amor por lo que juegas.

Puffs Infantiles

Si quieres que los niños tengan donde sentarse y además con lo que puedan crear un mundo de diversión, existen puffs infantiles, los cuales traen diseños bastante llamativos para los pequeños.

Aquí la variedad es muy grande, pues hay puffs de caricaturas conocidas y puffs con diseños de animales, de dinosaurios, de coches, de casas… Es seguro que vas a alegrar a tus hijos con cualquiera que les obsequies.

Incluso podrás adquirir puff con diseños infantiles en los que tus niños puedan guardar sus juguetes. Más adelante te contamos un poco más sobre este modelo de puff.

Puffs Reposapiés

Si ya tienes un puff pero estás buscando más comodidad aún, también existen opciones más económicas que un puff de tamaño promedio. Hay puffs que cumplen la función de reposapiés a la perfección. Son pequeños y funcionan muy bien.

De hecho, también existen los sets de puffs que traen uno pequeño especial para poner los pies a descansar, así no tienes que comprarlo por aparte. La combinación es increíble y vas a disfrutar de momentos relajantes cada vez que te tumbes en ellos.

Puffs Decorativos

Además de todos los anteriores tipos de puffs, hay también aquellos que son muy decorativos. Si bien la mayoría tendrá esa funcionalidad, encontrarás que algunos fabricantes tienen diseños que llaman más la atención.

Básicamente son diseños que copian elementos comunes. Hay diseños de plantas, de llantas, de troncos, entre muchos otros que podrás adquirir.

La verdad, cualquier puff que adquieras ya será llamativo, pero si te fijas bastante en el aspecto de que combine bien con tus demás muebles y color de la casa, vale la pena que te des un poco de tiempo para escoger, pues, como ya te hemos mencionado, la variedad sobra.

Puffs Almacenaje

Este tipo de Puff va a gustarte mucho si eres una persona organizada y que gusta de aprovechar todo el espacio que tiene disponible en su casa.

La propuesta de este modelo es brindarte, además de la comodidad de un puff, un taburete en el que puedas almacenar cualquier cosa que quepa dentro.

Los encontrarás con más o con menos acolchado, de distintos colores, formas y diseños, plegables y hasta con respaldo. Y lo mejor es que tu puff pasará desapercibido como tu baúl personal; cualquiera pensará en un primer momento que es solo un asiento muy cómodo.

Puffs para Exterior

En ocasiones te dará muchas ganas de estar fuera de tu casa y recostarte a contemplar el cielo o las estrellas de la noche, y lo que mejor va a darte esa comodidad son los puffs para exterior.

En primer lugar, te gustarán por lo fácil que es colocarlos allí afuera, ya sea en tu jardín o terraza. Y no tienes que preocuparte por la humedad o la lluvia, pues hay modelos que son impermeabilizados, hechos justamente para que los tengas fuera de tu casa sin ningún problema.

Ventajas de los puffs

Hasta ahora te hemos hablado de algunas ventajas interesantes de los puffs. Es verdad, dan comodidad, hay bonitos diseños y… ¿qué más? Abajo te empezamos a describir mejor cada ventaja de ellos.

Se adaptan a tu figura

Ya que la finalidad de un puff es que tú te sientas muy cómodo al usarlo, su composición acolchada se ha pensado para que se adapte a tu fisonomía. Vas a amar el hecho de que ya sea sentado o recostado tu puff te dé la mejor sensación de comodidad.

Esta adaptabilidad dependerá en buena medida de la forma y el material del puff, pero todos van a hacer su trabajo, ya sea que se trate de uno pequeño o grande.

Son una decoración que no pasa de moda

Los puffs tienen ya varios años desde que se inventaron (en la década de los 60), así que no importa si apenas hoy vienes a adquirir uno, se trata de un buen invento que nadie olvidará, por la gran comodidad que brinda y sus modelos únicos.

Tal vez la única razón por la decidas tener uno nuevo es para que encaje mejor con la nueva decoración de tu casa.

Como cualquier otro elemento de uso diario, se desgasta, pero te aseguran buenos años de comodidad y a lo mejor tener un puff pequeño hoy te ayude a considerar lo grandioso que sería tener uno gigante.

Hay una variedad enorme para escoger

Te lo hemos mencionado ya, pero, sin exagerar, es imposible que exista en el mundo un puff que no te llame la atención.

No se trata de comprar por comprar, si de verdad quieres un puff que valga la pena, ten en cuenta que hay una buena variedad y que si buscas en ella te podrás encontrar alguno que merezca ser comprado.

Tal vez no te tome mucho tiempo o te tardes en ello, pero, sin duda alguna, llegarás a toparte con uno del que digas ‘¡Este es el mío!’.

Ocupan poco espacio

¿Te preocupa el espacio con el que cuentas en tu casa? Puede que te preocupe que tienes poco lugar y no sabes dónde colocarlo, pues más abajo tienes algunas ideas que podrían ayudarte.

También puede que te ocurra lo contrario, que te tenga pensando el hecho de que hay mucho espacio en tu hogar y te preguntas si basta con un puff para que no se note tan vacío. Recuerda que hay de varios tamaños, así que, con mucho o poco espacio, no habrá problema.

Hay puffs que puedes usar en el exterior y tienen el suficiente tamaño para dos personas. No obstante, también quedan perfectos en el interior de la casa, solo escoge un color que te parezca y funcionará.

Son fáciles de limpiar

Dependiendo del material, te tocará lavar o limpiar tu puff. Por ejemplo, un puff que sea de cuero o de plástico necesitará que lo limpies solo superficialmente, mientras que un puff de tela quizá lo desenvuelvas para lavar su forro y tenerlo totalmente limpio.

Lo que es seguro es que su limpieza siempre te saldrá más sencilla que la de un sofá convencional.

¿Dónde colocar un puff?

En este momento te podrías estar preguntando dónde colocar un puff en tu casa. La verdad no hay limitación alguna, pues con tanta variedad que existe en tamaño y forma, podrías incluso llegar a colocar uno en el patio y obtener buenos resultados.

Algunas áreas donde suele funcionar son la sala, en tu propia habitación, en una terraza y en el cuarto de los niños.

Pero si de verdad no quieres un lugar típico, piensa entonces en dónde quisieras relajarte una vez que llegues de un día de trabajo agotador.

Tal vez llegue a ser muy cerca de la entrada principal o hasta en el baño. La decisión es tuya y hasta puedes ir probando en varios lugares o ¿quién dice que no puedes probar teniendo más de uno?

Si hay poco lugar en tu casa, tal vez no tengas esa soltura para ponerlo en cualquier lado y hasta consideres que tienes que hacer espacio. Sin embargo, recuerda que, al no tratarse de un taburete o sofá tradicional, puedes fácilmente mover tu puff si necesitas reacomodarlo.

Hay estilos que son plegables y no sacrifican la comodidad por reducir su tamaño, entonces quizá sea tu mejor opción un puff de este estilo si realmente quieres tener uno en tu hogar y no encuentras en qué lugar.